viernes, 5 de abril de 2013

LA IMPORTANCIA DEL AGUA EN NUESTRO CUERPO

¿QUE ES EL AGUA?:
El agua es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). Es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida. El término agua generalmente se refiere a la sustancia en su estado líquido, pero la misma puede hallarse en su forma sólida llamada hielo, y en forma gaseosa denominada vapor.




En el cuerpo humano es el componente más abundante y el nutriente más indispensable. Alrededor del 60% del cuerpo humano adulto está compuesto por agua, que encuentra en el interior de cada célula y las baña por fuera. En la sangre es el componente principal, así como el vehículo más importante entre los distintos tejidos duros y blandos. De los 5 litros de sangre que tenemos en nuestro cuerpo, 4'5 son agua.
Durante varias semanas podemos sobrevivir sin alimentos pero no sin agua.


¿POR QUÉ NECESITAMOS AGUA EN NUESTRO ORGANISMO?:
Las pérdidas de agua que se producen por la orina, las heces, el sudor y a través de los pulmones o de la piel, se tienen que recuperarse mediante el agua que bebemos y gracias a aquella contenida en bebidas y alimentos. 
Es muy importante consumir una cantidad suficiente de agua cada día para el correcto funcionamiento de los procesos de asimilación y, sobre todo, para los de eliminación de residuos del metabolismo celular. Necesitamos de dos a  tres litros de agua al día como mínimo, de los que la mitad aproximadamente los obtenemos de los alimentos y la otra mitad debemos conseguirlos bebiendo (8 vasos de líquido). 

El agua no aporta nutrientes para el organismo salvo algunos minerales y de manera insignificante. No aporta energía ni tampoco calorías, pero sí es el motor del cuerpo porque:
- Ayuda a digerir, absorber y metabilizar los alimentos.
- Ayuda a eliminar desechos.
- Protege al organismo de lesiones.
- Previene infecciones urinarias..
- Mejora el cutis y retrasa el envejecimiento.
- Sirve para mantener la concentración en el trabajo o los estudios.
- Mezclada con azúcar significa un suplemento beneficioso de cara a recuperarse de un esfuerzo físico.
- Ayuda a llevar nutrientes y oxígeno a las células.
- Humedece el oxígeno que respiramos.
- Conforma el 22% de los huesos.
- Y... 



El no beber la cantidad suficiente de agua provoca en nuestro organismo una serie de estados que nos indican que debemos ingerir más cantidad. Nuestro cuerpo nos lo pide.  Nos crea dolor de cabeza, fatiga, cambios de humor, calambres y dolores musculares.
Cuando la ingesta de agua es menor de 700 mililitros diarios (menos de 3 vasos de agua al día) por un tiempo prolongado provoca adormecimientos de las extremidades, alteraciones de la vista, dificultades para tragar, delirio, ataques cardiacos e incluso la muerte.

¿CÓMO CONSUMIRLA?:
Si consumimos agua en grandes cantidades durante o después de las comidas, disminuimos el grado de acidez en el estómago al diluir los jugos gástricos. Esto puede provocar que los enzimas que requieren un determinado grado de acidez para actuar queden inactivos y la digestión se ralentize. Los enzimas que no dejan de actuar por el descenso de la acidez, pierden eficacia al quedar diluidos. Si las bebidas que tomamos con las comidas están frías, la temperatura del estómago disminuye y la digestión se ralentiza aún más. 
En la mayoría de las poblaciones es preferible consumir agua mineral, o de un manantial o fuente de confianza, al agua del grifo.


¿CUÁNDO CONSUMIRLA?:
Como norma general, debemos beber en los intervalos entre comidas, entre dos horas después de comer y media hora antes de la siguiente comida. Está especialmente recomendado beber uno o dos vasos de agua nada más levantarse. Así conseguimos una mejor hidratación y activamos los mecanismos de limpieza del organismo.
- Durante el embarazo es muy aconsejable su ingesta, para mantener la hidratación y combatir el estreñimiento.
- Conviene beber más agua cuando se tienen cálculos renales porque estimula la función renal y la salida de piedras.
- Si se padece una deficiencia cardíaca o hinchazón en las piernas o tobillos no hay que beber en exceso porque es perjudicial.
- Si se tiene fiebre, diarrea y vómitos se pierde gran cantidad de agua. Es importante beber cantidades adicionales.
- Si se tiene puesta la calefacción o el aire acondicionado resecan el ambiente y aumentan nuestras necesidades líquidas.

LA TERAPIA DEL AGUA:
Dos vasos de agua al despertar:
- ayuda a activar los órganos vitales.
Un vaso de agua 30 minutos antes de cada comida:
- ayuda  a la digestión.
Un vaso de agua justo antes de ducharse:
- ayuda a reducir la presión sanguinea.
Un vaso de agua antes de acostarse por la noche:
- ayuda a evitar infartos y ambolias.

RECOMENDACIONES Y CONSEJOS:
1
ª Cuando el calor se aproxima y la sudoración es mayor, todos deberíamos incrementar la ingesta de líquidos, pero sabiendo que la mejor elección es el agua.

2ª Mientras trabajas intenta reemplazar una de las tazas de café por agua fresca.

3ª Si no eres muy bebedor intenta proponértelo y aumenta su consumo. Utiliza unas gotas de limón o de naranja recien exprimidas para cambiarle el gusto y hacértelo más llamativo.

4ª Siempre lleva una botella de agua cerca, sobre todo cuando caminas por el monte, haces ejercicio, al lado de la cama, en el coche, a la hora de la compra...

5ª Si vas en avión conviene beber un vaso de agua extra durante cada hora de vuelo, para evitar la deshidratación, al no renovarse el aire del interior de la cabina.

6ª La cafeína es uno de los enemigos principales del agua de nuestro cuerpo porque es una de las substancias diuréticas naturales que promueven la eliminación de agua y sales.

7ª El consumo de zumos naturales de frutas y verduras no sólo hidrata sino que aporta un extra de vitaminas, minnerales y nutrientes.


ALIMENTOS CON MAYOR CANTIDAD DE AGUA:
El agua no sólo se bebe sino que también se come ya que es el principal componente de muchos alimentos, como las frutas y las verduras (con más del 70% de agua). Las tres cuartas partes de un huevo y la mitad de ciertos quesos son agua.

ACELGA HERVIDA (97%)
LECHUGA (94,8%)
TOMATE CRUDO (93,6%)
ESPÁRRAGOS COCIDOS (93,6%)
MELÓN (92,8%)
CHAMPIÑONES EN CONSERVA (92%)
ESPINACA HERVIDA (91%)
LECHE DE VACUNO (87,5%)
YOGURTH (86%)
NARANJA (87,1%)
MANZANAS (84,8%)
CIRUELAS (82,5%)
ALMEJAS HERVIDAS (82,4%)
CALAMAR (76,8%)
MERLUZA (76,2%)
BANANA (75,8%)
TALLARINES (73,8%)
HUEVOS HERVIDOS (73,5%)
HABAS O JUDÍAS HERVIDAS (72,9%)


0 comentaris:

Publicar un comentario en la entrada

160